Miembros de la Sociedad de Alumnos de la Licenciatura en Relaciones Internacionales organizaron un panel con maestros de la misma carrera, y con una profesora invitada de la Universidad Autónoma de Querétaro, para dialogar sobre lo que se puede esperar para las relaciones entre los países de Norteamérica, con Donald Trump como presidente de Estados Unidos.

El Panel se dividió en cuatro puntos. El primero fue demostrar que el populismo no es algo nuevo. Aunque parece que el fenómeno Trump es nuevo, no es así. Tenemos como ejemplos las elecciones en Ecuador, Francia y Holanda. El populismo no es un fenómeno nuevo y es de esperarse que continúe en todo el mundo, de acuerdo a los panelistas.

El segundo punto tratado fue la relación entre Estados Unidos y Canadá. De esto sobresale que Canadá tiene una mayor dependencia sobre sus exportaciones hacia Estados Unidos: el 90 % de sus exportaciones se concentran en este país, en contraste con el 80% de México. En Canadá, el consumo de Estados Unidos de su petróleo es de gran importancia para el diseño de políticas públicas y de exterior, más que en México, lo cual ha puesto en situaciones difíciles a ciertas partes del país que dependen mucho de estas exportaciones, como la región de Alberta.

Siguiendo con este punto, se debe mencionar que Trump no significa una gran amenaza existencial para Canadá pues, por un lado, Trump no se ha pronunciado abiertamente en contra de los canadienses, y, por el otro, Canadá tiene mayores preocupaciones internas como la siempre latente secesión de Quebec y el ataque a una mezquita a principios de este año.

El tercer punto fueron las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Relacionado con lo anterior, México no debe esperar un mayor apoya de Canadá, pues, como ya se mencionó, Canadá tiene sus propios intereses y no es de vital importancia hacer una alianza con México ante Trump. Por lo tanto, México está solo.

En este punto también se explicó que el proceso de renegociación no es cosa fácil, pues se deben seguir un conjunto de procedimientos y protocolos establecidos en el mismo tratado y por las leyes internas de México y Estados Unidos. Esto significa que el proceso tomará tanto tiempo que Trump probablemente necesitará reelegirse para poder los resultados de la negociación.

Durante este proceso, las negociaciones tendrán que sobrevivir a diferentes coyunturas y posibles tumultos políticos que se avecinan: por ejemplo, las elecciones de 2018 en México y las elecciones de medio término para cambiar asientos en el Congreso en Estados Unidos. Ambos eventos pueden cambiar el equilibrio de poder dentro de los cuerpos legislativos de ambos países, quienes serán los responsables de aprobar o rechazar lo negociado. Aunado a esto, con cada momento que pasa, Trump se acerca a la amenaza de que políticos más radicales asciendan al poder en México, lo cual sólo tensará las relaciones entre ambos países más de lo que ya están.

El que último punto que se trató es que debemos de entender lo que está detrás de los movimientos nacionalistas y populistas en el mundo. “Algo está mal, algo no está funcionando como debe” dijeron los panelistas. Aunque todavía no podemos realmente entender cuál es el problema de fondo, lo cierto es que los movimientos populistas están aprovechando estas cuestiones para ganar poder político. En relación al primer punto, es por esta razón que es de esperarse que los movimientos populistas seguirán fortaleciéndose en el mundo.

Al final de la discusión, los panelistas recibieron un par de preguntas del público. La primera fue sobre si podría haber una situación en la que Trump fuera destituido de su cargo o quedarse sin el apoyo para llevar a cabo su agenda política y de dónde surgiría esta circunstancia. La respuesta es que es el Partido Republicano es el que podría quitar su apoyo, por lo tanto, la situación tendría que surgir internamente, no externamente.

La segunda pregunta fue sobre el futuro de la Unión Europa ante los movimientos nacionalistas europeos. La respuesta del moderador fue que mientras las mayores potencias europeas estén dentro, la Unión Europea sobrevivirá. Para esto habrá que ver cómo se desarrollan las elecciones de Francia y Holanda, y ver en qué términos Gran Bretaña se abandonará a la Unión Europea. Lo cierto es que la salida de Inglaterra y un posible ascenso de los nacionalistas en Francia, significaría un desequilibrio en el balance de poder dentro de la Unión Europea a favor de Alemania.

 

Por Humberto Ramírez

16/03/2017
Para conocer las carreras (ingenierías y licenciaturas) del Tec de Monterrey Campus Querétaro visita nuestro sitio http://venaltec.queretaro.itesm.mx

Comentarios

comentarios