Dicen que pasión y talento no son lo mismo, que la pasión se gana y con el talento se nace. No sé si el buceo es mi talento, pero ya es una pasión gracias a la Semana i. No es “meterse a ver peces”, es disfrutar del silencio, un sentimiento de asombro, hundirse por las buenas.

Fueron tres días de constante práctica en la Laguna de la Media Luna en San Luis Potosí. Alex, Dario, Ro y Milton, los instructores, compartieron algo más que su experiencia en la vida marina, su fascinación por ella.

Una pasión es más creíble cuando lo practicas constantemente, y aunque el buceo no es un deporte económico, debo reconocer que es más sencillo de lo que parece. Mangueras, tanque, respirador y profundidad tal vez no sean palabras muy atractivas para todos, solo es cuestión de segundos para enamorarte de la sensación.

Aunque el buceo es una atracción, el curso impartido por Noriega Scuba Dive Center mostró toda la ciencia que hay detrás de unos minutos bajo el agua. La compensación de la presión en los oídos, tiempos de superficie según el oxígeno, armado de equipo, señales internacionales y rescatar a un compañero fue solo algo de lo que hizo el buceo una experiencia completa.

Antes de concluir el viaje, los veintisiete aprendices realizamos un examen para comprobar lo aprendido, así recibimos todos el certificado de buceo por PADI (Professional Association of Diving Instructors) para bucear en cualquier parte del mundo.

Si pudiera resumir mi experiencia, diría que el buceo es hasta ahora una de las mejores experiencias que he vivido y me siento satisfecha y motivada por algo más que lo aprendido, lo vivido en la profundidad.

09/10/2015
Para conocer las carreras (ingenierías y licenciaturas) del Tec de Monterrey Campus Querétaro visita nuestro sitio http://venaltec.queretaro.itesm.mx

Comentarios

comentarios