Por: Rodrigo Patiño Pedraza (Estudiante de la carrera de Ingeniero Mecánico Administrador)

Tengo que reconocer que no tenía conocimiento sobre la existencia de este modelo, hasta que tuve mi primera clase de Comportamiento de Materiales con el Profesor José Luis Ortiz. Al principio, mi opinión general de la clase no fue muy positiva, debido a que era la primera vez que antes de iniciar el semestre, el maestro ya nos había asignado tarea y programado la aplicación de un examen rápido en la primera clase.

La tarea consistía en ver unos videos, cuyas ligas se encontraban en la Plataforma Blackboard, tomar notas, realizar un resumen de los mismos y desarrollar un Mapa Mental en el que se sintetizaran sus contenidos, además de leer varios artículos publicados por el profesor en el Portal Informativo del Tec y llevar sus síntesis a la primera clase. Los videos y artículos eran interesantes, sin embargo, todavía no era claro el por qué dejarnos esa tarea. Fue hasta la primera clase, cuando el maestro expuso de manera exhaustiva, con esto no quiero decir excesiva, las razones y la filosofía que había detrás de esta acción y las razones en las que se sustentaba el cambio de mobiliario escolar.

Después de haber escuchado a mis compañeros, confrontado ideas, debatido y enriquecido nuestros conocimientos del tema en la primera clase, en la que trabajamos exclusivamente en el análisis, comprensión, reflexión y síntesis del Modelo Educativo TEC21, he llegado a la conclusión de que el cambio responde muy bien a las necesidades actuales, tales como: adaptación, autoaprendizaje y proactividad, principalmente. Pienso que es muy importante que la escuela nos brinde y nos inculque este tipo de hábitos y de herramientas, las cuales, nos van a ayudar a diferenciarnos de los demás en un futuro relativamente cercano.

Tal vez al principio nos cueste un poco de trabajo adaptarnos al ritmo de trabajo, con este nuevo modelo, ya que a diferencia del anterior, cada clase necesitamos haber leído y preparado material, sin embargo creo que solo es cuestión de organización para que el modelo pueda funcionar y se pueda cumplir la meta de alcanzar el primer lugar del ranking de universidades de Latinoamérica.

Este nuevo modelo educativo es una “verdadera reforma educativa”. Dentro de los salones, tenemos que hacer cambios y modificaciones, cambios muy importantes que van desde la forma de sentarse de los alumnos hasta la forma de trabajar en la clase, el material de trabajo y las dinámica de participación.

Pienso que es un cambio que es complejo en su implementación de todas las materias que cursamos, ya que muchas veces, el número de estudiantes en cursos como Matemáticas, Física y Ecuaciones Diferenciales, como consecuencia de la alta demanda, el número de alumnos por grupo asciende hasta casi 60 alumnos, haciendo, a mi manera de pensar, imposible la aplicación del Modelo TEC21. Creo que la mejor alternativa para hacer funcionar correctamente este modelo es aplicarlo en los grupos de semestres más avanzados, en los que el número de estudiantes se reduce considerablemente, ya que se tiene que dedicar tiempo al trabajo colaborativo de los equipos, interacción sinérgica entre todos los integrantes del grupo, participación en las plenarias, etc.

En cuanto a la manera en que el maestro va a impartir la clase, me parece muy buena idea de la nueva interacción y la nueva forma de participar la clase. En mi opinión creo que nos va a reforzar hábitos como el ser proactivos y ser aún más responsables. Además con este sistema, en el que se requiere una investigación antes de cada clase por nuestra parte, vamos a poder aprovechar mucho más el tiempo de clase por medio de diálogos, debates, enriquecimiento, solución de problemas, análisis de casos, etc., por lo que nos plantearemos más preguntas relevantes y vamos a poder aclarar muchas más dudas. Además, al final del curso, vamos a salir con más competencias sociales, que a fin de cuentas, son las uno de los principales factores que los empleadores buscan en la actualidad.

En general, creo que el modelo TEC21 puede funcionar bien y además creo realmente puede constituir una “revolución educativa” real, no dudo que al principio vaya a ser un poco complicado, sin embargo todo lo que vale la pena no es fácil de lograr.

Con estos dos nuevos conceptos, Modelo TEC21 y Flipped Education, estoy seguro que el Tec logrará el objetivo de ser la universidad número uno de toda Latinoamérica.

A continuación anexo el Mapa Mental que he desarrollado sobre el concepto de Flipped Education.

flipped education

16/07/2014
Para conocer las carreras (ingenierías y licenciaturas) del Tec de Monterrey Campus Querétaro visita nuestro sitio http://venaltec.queretaro.itesm.mx

Comentarios

comentarios