No había tenido la oportunidad de realizar un verano académico, pero siempre hay una primera vez para todo.

Estudiar en el verano es una de las experiencias más relajantes que he tenido. A pesar de que aún hay exámenes, aún hay tareas y aún hay compromisos, por el simple hecho de que es verano, la mente está más relajada. En un ambiente mucho más tranquilo, se propicia el aprendizaje, de manera que el estrés al que estamos sometidos durante el semestre ordinario, se reduce y así podemos aprender más y mejor todos los temas que se ven en la materia.

Para un becado, el tomar un verano es un sinónimo de riesgo, porque es indispensable terminar con buen promedio. Depender de una o dos materias para un promedio superior a 90 es algo bastante complicado, pero no es algo imposible.

En lo personal, tuve la oportunidad de inscribir dos materias, las cuales en teoría podrían parecer muy complicadas, pero en realidad, con un ambiente más relajado, son mucho más sencillas.

Creo que pocas veces he aprendido tanto en tan poco tiempo y de una manera tan fácil. Para todos los que estén pensando si inscribir un verano o no, creo que es una manera de relajar la carga del semestre, pasando una excelente temporada aprendiendo y realizando las diferentes actividades que proporciona el campus.

Definitivamente en cuanto tenga oportunidad, inscribiré más materias en verano, es fácil, rápido y sobre todo, relajado.

-José Alejandro Zaragoza

 

15/07/2014
Para conocer las carreras (ingenierías y licenciaturas) del Tec de Monterrey Campus Querétaro visita nuestro sitio http://venaltec.queretaro.itesm.mx

Comentarios

comentarios