Por Jorge Luis Juarez Lujan

Estudiante de Ingeniería Industrial y de Sistemas

¿Sabías que tan sólo en Estados Unidos se presentan de 44,000 a 98,000 muertes anuales debido a errores médicos? Esto equivale a que se estrellen tres jumbo-jets cada dos días y mueran todos sus ocupantes. Cabe señalar que esta cifra corresponde a que el 3.7% de las ocasiones que un médico atiende a un paciente, el primero cometa un error que conlleve a la muerte del segundo (Lifshitz, 2004: 1).

Por lo anterior, si nos ponemos a reflexionar sobre la importancia que tiene el llevar a cabo un diagnóstico correcto en el ámbito médico, nos daremos cuenta de que resulta imprescindible que éste se efectúe de la manera adecuada, garantizando la calidad en su desarrollo y la confiabilidad en sus resultados para que los procesos posteriores (llámese tratamiento, cirugía, observación, etc.) resulten verdaderamente funcionales para la corrección, disminución o eliminación del padecimiento, según corresponda.

Ahora bien, si llevamos este escenario a cualquier industria de bienes y/o servicios y analizamos las similitudes que tiene ésta con la industria médica, encontraremos que na de ellas es realizar un buen diagnóstico del problema. Es de resaltar que el proceso de diagnóstico en este rubro, si bien en la mayoría de los casos no pone en riesgo la vida humana, sí representa un gran reto para las organizaciones que desean subsistir y competir en el creciente y difícil mercado global que enfrentamos actualmente y por ello se deben analizar a fondo todas las posibles causas de la situación problemática previo a la ejecución de acciones correctivas sobre ella.

Como estudiante de último año de Ingeniería Industrial y de Sistemas y a pesar de no contar con una larga experiencia laboral, en las pocas oportunidades que he tenido de incursionar en el campo profesional a través de la realización de proyectos escolares, he podido observar que en numerosas ocasiones las empresas no saben qué es lo que realmente necesitan para resolver sus problemas o mejorar su estado actual de hacer las cosas y por ello llevan a cabo esfuerzos inútiles y desarrollan proyectos poco o nada exitosos, en los cuales se termina perdiendo tiempo, dinero e incluso las ganas y el entusiasmo para intentar un nuevo plan de mejora.

Por ello, resulta de vital importancia que las compañías dediquen los recursos suficientes para desarrollar un buen diagnóstico que les permita la identificación de la causa raíz de los problemas y su posterior erradicación. De esta manera, debemos recordar que el 80% del éxito de un proyecto depende en su mayor parte de la fase de planeación, que en este caso se basa en la ejecución de un diagnóstico efectivo.

Referencias

Lifshitz, A. (2004). Los errores médicos, [En línea]. Recuperado el 24 de junio de 2013, de: http://www.facmed.unam.mx/eventos/sea

03/07/2013
Para conocer las carreras (ingenierías y licenciaturas) del Tec de Monterrey Campus Querétaro visita nuestro sitio http://venaltec.queretaro.itesm.mx