Por: Rosario del Carmen Flores Vallejo

“Lo que caracteriza al hombre de ciencia no es  la posesión del conocimiento o de verdades irrefutables,
sino la búsqueda desinteresada e incesante de la verdad.”
Karl Popper

Día con día vamos evolucionando, cambiando y reconstruyendo las sociedades globalizadas en las que vivimos; lo mismo sucede con La Biotecnología, como ciencia ha estado siendo protagonista de una revolución silenciosa sobre los conocimientos que decíamos tener.

Es en este año 2013 que como estudiante de Ingeniería en Biotecnología del Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro, participando en la coordinación  de la segunda edición de Biotechnobiz, me he percatado de que dicha “revolución silenciosa” es cada vez más conocida en el sector público y privado.

Biotechnobiz 2013, es una plataforma para presentar proyectos de negocios en ciencias de la vida, acelerar la creación de empresas biotecnológicas y generar vínculos entre instituciones de investigación, inversionistas, gobierno y empresas. Su finalidad, según la visión que compartimos en el equipo organizador, es: Potenciar al máximo nivel las redes de contactos entre el sector de ciencias de la vida: Universidades, facultades y centros de investigación, entre otras instituciones,  y el sector empresarial para incrementar la productividad de la Biotecnología y su retribución, como ciencia a la sociedad.

He aprendido, a través de la práctica, con Biotechnobiz 2013 que es en estos momentos del S. XXI cuando estamos experimentando el auge de las Sociedades del Conocimiento.  En las cuales, por el flujo de información y la cantidad de la misma, en cuanto se aprende “algo” y se domina ese saber adquirido, ese “algo” se vuelve dentro de poco tiempo obsoleto: un mero recuerdo efímero de lo que solía llamarse conocimiento.

Pero esto sucede no por que las sociedades científicas se equivoquen en toda ocasión, sino porque la distribución de la información se ha vuelto tan ágil que su velocidad de transmisión nos ha rebasado. Como he podido comprobar en mi aprendizaje con Biotechnobiz 2013: las nuevas Sociedades del conocimiento ya no son un pronóstico para el mundo en el que vivimos; sino que son una realidad incrustada en cada una de las partes conformacionales del desarrollo del mundo, desde lo cultural hasta lo económico, tecnológico y político de ahí su relevancia.

Hace dos siglos cuando se comenzaba la Segunda Revolución Industrial los bienes económicos, así como la producción en masa de materiales a partir de mano de obra barata marcaban la hegemonía sobre el desarrollo de los países, de tal manera que el que más índices de producción, exportación y menor importación, era el que estaba a la cabeza en la carrera del progreso global.

Lo cierto es que desde hace dos siglos la situación del mundo ha cambiado en mucho: estamos retomando las bases del conocimiento para generar algún bien físico de tal modo que ahora lo importante no es saber quién tiene más riquezas, sino quién sabe en realidad.

Dicha transformación tiene dos puntos de vista, puede ser tanto positivo como negativo, ya que le da la oportunidad a muchísimas personas de estudiar y superarse y esto es algo maravilloso, porque al crecer el conocimiento pata toda la población y no solo para unos cuantos. Desde el punto de vista positivo se tendrá una perspectiva más amplia de las decisiones que se tomen y se enriquecerá la cultura de cada comunidad de una forma asombrosa. Esto es lo que esperamos suceda en Biotechnobiz 2013.

Podría sonar una tanto cuanto utópico decir que efectivamente estamos viviendo en una Sociedad del Conocimiento, ya que de decir que se le invertirá a la educación y a las áreas de infraestructura para impartirla, podría también decirse que la situación de crisis en un país en vías de desarrollo acabaría.

Por desgracia este círculo virtuoso que consiste en que: a mayor educación, más dinero y desarrollo en un el país si es utópico en sí, ya que el conocimiento y la educación como parte de un proceso social tiene sus codependencias en los demás sectores que lo conforman: lo político lo económico e inclusive por la zona geográfica en la que se encuentran las sociedades.

Dada la gran “brecha digital” no todos los individuos tienen acceso a la información que se ha distribuido y no es solo por la inequidad en lo económico también por  la desigualdad de oportunidades de acceso al conocimiento. Esta “brecha digital” es ante todo un problema de acceso a las infraestructuras. En Biotechnobiz 2013 buscamos acortar las distancias creando redes de contactos fuertes y entre personas proactivas: expertos y apasionados en su área.

Ahora reafirmo, gracias a mi participación como parte del Comité Organizador de Biotechnobiz 2013  que  la disposición permanente para buscar nuevas soluciones y caminos, se incrementa la importancia del conocimiento como recurso económico, lo que va a conllevar a la necesidad de aprender a lo largo de toda la vida y eso es algo muy bueno, porque de esta forma todos los individuos de una sociedad pueden compartir sus conocimientos y enriquecerse de las experiencias y conocimientos de las otras personas, lo que resulta sumamente favorable para las relaciones humanas.

Al mismo tiempo debe relacionarse el desarrollo del conocimiento en todos los ramos y sobre todo las ciencias de la vida como la Biotecnología, se llega al objetivo de desarrollar las capacidades, competencias y relaciones humanas globalmente.

 

284174_10150274584943320_7338602_n

Rosario del Carmen Flores Vallejo

10/04/2013
Para conocer las carreras (ingenierías y licenciaturas) del Tec de Monterrey Campus Querétaro visita nuestro sitio http://venaltec.queretaro.itesm.mx

Comentarios

comentarios