Cuando alguien menciona la palabra contabilidad, ¿qué te viene a la mente? ¿Alguien capturando las facturas de ingresos y gastos de una empresa? ¿Preparando los estados financieros? ¿Determinando impuestos? ¿Auditando estados financieros? ¿Haciendo las proyecciones de ingresos y egresos para el año siguiente? ¿Evaluando los libros de una empresa? Cualquiera de las ideas que te vengan a la cabeza pueden ser correctas, lo cierto es que “de todas las profesiones, la contabilidad es la que más áreas de trabajo tiene, y sobre estas áreas hay incluso más ramas específicas” menciona el C.P.C. José Ramón Galván Ramos, socio de Auditoría de Deloitte y profesor de la materia de Auditoria en el Campus.

José Ramón trabajó en el área de auditoría por 40 años. Empezó trabajando en el sector privado como contador ya que le gustaba capturar los ingresos y egresos de las empresas. Después de un tiempo se dio cuenta que “todos en la empresa le daban mucha importancia al auditor” y se decidió ejercer la profesión.

Desde entonces ha dedicado su carrera profesional en auditoría externa, donde descubrió que los auditores independientes tienen que estar preparados para auditar cualquier tipo de empresa, hablando de industrias y orden y controles dentro de las empresas. También que los valores más importantes de un auditor independiente son “el conocimiento de las Normas de Información Financiera, tanto nacionales, como internacionales y americanas, y la ética y honestidad como valores morales” estos valores deben de ser adquiridos por todo aquel que quiera desempeñarse en el ámbito.

José Ramón menciona que el trabajo de un auditor independiente es muy diferente al de un auditor interno ya que este último es “hasta cierto punto muy dependiente de la empresa” aun cuando dependa del consejo de administración y no de la dirección. Y de igual manera su trabajo se enfoca más en el control interno y prevención de errores materiales, mientras que el auditor externo, aunque reporta al mismo órgano tiene independencia y “se centra más en números que en el control”.

Finalmente, el profesor recomienda a los estudiantes que quieren desarrollarse como auditores: “prepararse, prepararse, prepararse y preparase” ya que las normas y leyes están cambiando constantemente, y deben de saber que ser auditor externo es una responsabilidad muy grande porque “hay terceros que descansan en nuestro trabajo y con base en eso se toman decisiones de millones o miles de millones de pesos” y está en juego el prestigio del contador público independiente.

Ricardo Dávila del Bosque (LCPF)

21/11/2016
Para conocer las carreras (ingenierías y licenciaturas) del Tec de Monterrey Campus Querétaro visita nuestro sitio http://venaltec.queretaro.itesm.mx

Comentarios

comentarios