Esta pregunta se presenta con frecuencia en los estudiantes de primer ingreso. La respuesta típica que se les ofrece es describir la combinación que deben adquirir durante su formación profesional: habilidades de diseño, análisis, síntesis y pensamiento estructurado para la solución de problemas, y habilidades de liderazgo, comunicación efectiva y empatía para inspirar e impactar positivamente a otros.

Sin embargo, una de las mejores referencias para identificar qué se espera de un recién egresado en esta área, son los comentarios que amablemente comparten los gerentes y directivos de empresas, quienes identifican las cualidades que ellos buscan en los jóvenes recién egresados y que en su mayor proporción se relacionan a las que describen la personalidad del individuo más que sus fortalezas en la ciencia, porque esto último se asume como una consecuencia lógica de poseer un título universitario, mientras que las cualidades que definen la personalidad del nuevo profesionista no son fácilmente detectables, pero sí un factor importante para la aceptación o rechazo del ingeniero en el corto plazo.

 

En el modelo educativo TEC 21, el aprendizaje de la teoría y su aplicación se desarrollan en forma paralela a las habilidades sociales que los alumnos adquieren a través de las acciones que repiten en cada actividad académica en la que se involucran: entrega final, trabajo en equipo, intervención en empresa, presentación cultural o artística, etc.

 

Pero, considerando que las cualidades distinguen y definen a las personas y son consecuencia de acciones que éstas exhiben en forma consistente una y otra vez en su desempeño profesional, es más apropiado enunciar las acciones que el alumno debe practicar durante su formación académica, mismas que más adelante se convertirán en cualidades que le serán reconocidas y admiradas por sus compañeros y superiores.

A continuación una lista de acciones que pueden ejercitarse semestre a semestre en cada actividad académica para convertirse en un buen ingeniero:

 

Entusiasmar: Contagiando a quienes te rodean de optimismo y felicidad a través de comentarios favorables hacia personas y acciones. Adoptar una actitud que invite a sumar, integrar y colaborar en las actividades del equipo de trabajo y el alcance de las metas definidas. Hablar como un líder, no como una víctima. Inspirar a través del ejemplo, constancia y congruencia entre el decir y el hacer.

Controlar: Las reacciones propias para mantener la cabeza fría aún con el corazón caliente. Tomar decisiones basadas en hechos y argumentos, evitando el emitir juicios y descalificaciones sin conocer toda la información y la opinión de las personas. Gestionar la oportunidad para escuchar y dialogar, cuidando el lenguaje verbal y escrito que permita comunicarte con amabilidad pero con firmeza.

Reconocer: La trayectoria de las personas que te anteceden en experiencia o en habilidad pero también a quienes colaboran y contribuyen con propuestas, soluciones, y actividades que reflejan voluntad de servicio. Reconocer sin comparar o demeritar a otros. Agradecer en forma sincera. Aprovechar al máximo las cualidades de las personas en la formación de equipos de trabajo multidisciplinarios.

Respetar: El trabajo y la contribución de otros. La visión global se enriquece cuando se tiene la oportunidad de desempeñar actividades desconocidas o para las que se tiene una imagen o concepto erróneo, y valorar su aportación en el alcance de las metas. Aprovechar toda oportunidad que se presente para interactuar directamente con máquinas y procesos de taller.

Capitalizar: Construir la experiencia y trayectoria propia reconociendo los errores cometidos para enriquecer las habilidades de negociación, escucha activa y empatía. Experimentar bajo planeación y no por improvisación. Buscar, rescatar y registrar los elementos positivos, aún en las situaciones complejas.

Comprometer: El tiempo y el talento propios para desempeñar las actividades acordadas. La puntualidad es la mejor forma de exhibir compromiso y respeto. La ejecución de tareas con calidad y en forma oportuna construye confianza en tu entorno y es sinónimo de una práctica profesional de la ingeniería.

Superar: Las expectativas iniciales o los entregables mínimos solicitados. Practicar tanto como sea posible la cultura del sobrecumplimiento, de sorprender positivamente a quienes esperan un producto o resultado de tu parte. Una persona que está dispuesta a dar más de lo esperado será siempre bienvenida y tomada en cuenta para desempeñarse en los mejores espacios.

Actualizar: Por cuenta propia los conocimientos adquiridos. Suscribirse a publicaciones electrónicas o impresas que expliquen innovaciones en el área de la ingeniería. Buscar un tópico específico de interés y mantenerte actualizado para ser reconocido como referencia en el tema.

Cultivar: El aprendizaje y la aplicación de un segundo o tercer idioma (inglés como elección prioritaria), con especial atención a los términos técnicos propios de la disciplina en la que se aplican. Practicarlo en presentaciones formales, con líderes académicos y estudiantes de intercambio.

M.C. Víctor Romero Muñoz es profesor del Departamento de Ingeniería Mecánica y Director del Centro de Innovación en Manufactura Avanzada del Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro.

24/06/2014
Para conocer las carreras (ingenierías y licenciaturas) del Tec de Monterrey Campus Querétaro visita nuestro sitio http://venaltec.queretaro.itesm.mx

Comentarios

comentarios