María de Lourdes Landín, profesora de Prepa Tec campus Querétaro, impartió la materia de Relación Humana durante el verano pasado en Polonia, haciendo mancuerna con 5 profesores polacos encargados de enseñar la materia de fundamentos para la ética ciudadana.

Lulú confiesa que estando en Polonia, el idioma como tal, se le hizo muy difícil aunque logró aprender lo básico para establecer comunicación con los polacos, gracias a sus colegas y a la maestra de Polaco que le fue asignada a todo el grupo durante su estancia en Cracovia.

“Gente amorosa y dedicada; nos sentimos realmente consentidos”, cuenta la docente sobre esta experiencia internacional. “La logística fue pieza clave durante este viaje, cada actividad a la que llevaban a los alumnos reflejaba la preparación que había detrás.”

Los estudiantes universitarios se prestaban para llevarlos a conocer la ciudad, preparaban las guías desde que salían de las residencias hasta volver. Durante un rally, a donde fueran, siempre había alguien esperándolos, caracterizado de acuerdo con la historia del lugar que visitaran y la época correspondiente.

Para Lulú, esta expedición fue “mágica”: “Cada momento dentro de un viaje siempre es especial, son experiencias que se vuelven anécdotas. Pero para cada uno de los alumnos que participó en este viaje, más que una foto, es la evidencia de un crecimiento personal”, puntualiza.

La profesora reconoce que a pesar de haber estado en Europa con su familia anteriormente, la experiencia vivida durante el verano pasado fue algo totalmente distinto. Juvenil, fresco y enriquecedor, fueron algunas de las palabras con las que Lulú define este viaje.  No solo como maestra, sino también como madre, el costo de un viaje durante el verano, como el de Polonia, es barato si se hace la relación costo-beneficio, considerando la calidad y cantidad de los lugares que se visitan. La docente dijo que incluso los guías se sorprendían del número de museos, recorridos y actividades a las que los estudiantes acudían.

“El mayor reto fue llegar sanos y salvos”, afirmó Lulú. Sin duda, tener a 29 menores de edad que se distraen fácilmente, con 34 horas de viaje, es una gran responsabilidad.

De acuerdo con la docente, la confianza es un valor que se experimenta al máximo durante el viaje. La actitud en momentos críticos y no tan críticos, hacía evidente la unión que existía a nivel grupal. Ver trabajar a todos para lograr un mismo objetivo, ya sea cargar maletas, sin importar si era suya o no, habla mucho de la actitud y los valores de una persona que nos representa del otro lado del mundo, “es parte de una práctica de valores que no se experimenta en el aula”, dijo Lulú.

“La diferencia entre una alumno que ha viajado y uno que no, es abismal”. Para Lulú el nivel académico al que los alumnos se tuvieron que enfrentar, no es más que el complemento perfecto para condimentar la experiencia de poder darte cuenta de en dónde estás parado a nivel global, tanto como alumno, como persona, “es una inversión, no un gasto”.

Según el testimonio de la profesora Lulú, Polonia es un pueblo que a pesar de estar marcado por la guerra y enfrentarse a un clima frío y lluvioso en su mayoría, es un pueblo que no ha perdido la calidad humana, y que sin duda vale muchísimo la pena visitar.

09/12/2013
Para conocer las carreras (ingenierías y licenciaturas) del Tec de Monterrey Campus Querétaro visita nuestro sitio http://venaltec.queretaro.itesm.mx