Por Laurentino Rodríguez Zamudio

Egresado de la Carrera de Ingeniería Mecánica Administrativa del
Tecnológico de Monterrey, Campus Querétaro

Hace un tiempo, en un lugar llamado San Juan del Río, habitaba un joven que tenía un serio problema de identidad y timidez. Cierto día, uno de sus profesores le pidió como tarea el realizar un ensayo sobre la carrera profesional que le gustaría estudiar y la razón de la misma. No esperaba que al día siguiente, por orden del profesor, tuviera que pasar al frente del grupo y hablar sobre su trabajo. Palideció a la hora de encontrarse en esta situación y no pudo más que mencionar un par de palabras. Era obvio pensar que nunca  había tenido la ayuda sobre cómo hablar en público, cosa que cambió en la universidad. Este joven no es otro más que el autor de este artículo.

Fue coincidencia que el Dr. José Luis Ortiz, en una de sus clases de ‘Comportamiento de  Materiales’, nos dejara de tarea opcional el análisis y lectura de uno de los libros del autor  Dale Carnegie. El libro se titula ‘El camino fácil y rápido de hablar eficazmente’.
Este libro cambió mi forma de ver la comunicación, en especial, la forma de dar un discurso con base a sencillos puntos que debemos recordar: humildad, pasión, entrega, confianza e incluso hasta el miedo, son algunos de los temas que se abordan como puntos importantes en un discurso. Todos estos pueden ser aplicados en los diferentes aspectos de nuestra vida como son el personal, el familiar y el profesional. Cada ámbito de la vida tiene sus características pero todos coinciden en la comunicación efectiva.

El texto versa sobre las bases en las que se encuentra fundamentado un discurso y tiene  como objetivo ayudarnos a comunicarnos mejor con un público y perder el miedo a hacerlo, pero personalmente creo que se le pueden dar otros fines igual de prácticos, como la comunicación efectiva entre las personas. Siempre es grato escuchar a alguien que nos habla con humildad y carisma, con historias que le han sucedido, que nos haga partícipes de su historia, que muestre respeto, ánimo y ponga el corazón en la charla. De igual forma no es agradable escuchar personas falsas que solo buscan un beneficio para ellas mismas, que nos aburren con tecnicismos que solo ellos entienden, no solo hace falta ser diestro con las palabras y la forma de hablar, también debemos  ganarnos el derecho a hacerlo. Siempre es importante tener conciencia de lo que vamos a decir y la forma en la que lo vamos a decir. Algo que debemos buscar cuando hablamos ante un grupo de personas es compartir nuestro discurso con el auditorio.

Es sencillo hacerlo cuando tenemos todas las habilidades anteriores, pero aquí entra algo que  olvidamos algunas veces: la humildad. Es importante tener conciencia de que nadie es más que nadie, por lo que debemos tener aprecio por los demás y mostrar un profundo agradecimiento hacia quienes están prestando sus oídos para el discurso. Auditorio y orador deben ser uno mismo, y por lo tanto debe existir un respeto en ambas direcciones.

Es muy importante hacer sentir a las personas que escuchan que también son parte del  discurso, también son parte del ambiente.Fue duro vivir creyendo que no podía, que el hablar en público no había sido hecho para mí. Cometí un grave error cuando decidí aquel día en el que busqué evitar, en la medida de lo posible, hablar ante un gran número de personas. Algo que limitaba fuertemente mi liderazgo era eso, el no saber cómo comunicarlo. Dale Carnegie, a través de este libro, me ha regalado una gran herramienta que me servirá para el resto de mi vida.

Agradezco al profesor José Luis Ortiz por esta reflexión que cambió mi vida y seguro no olvidaré en mi andar por este mundo.

Para conocer más acerca de las 21 carreras completas que ofrece el Tec de Monterrey Campus Querétaro. Visita www.venaltecqueretaro.com

28/09/2011
Para conocer las carreras (ingenierías y licenciaturas) del Tec de Monterrey Campus Querétaro visita nuestro sitio http://venaltec.queretaro.itesm.mx

Comentarios

comentarios