El 14 de abril se inauguraron las esculturas del Parque Tecnológico del Campus Querétaro, el cuál además de ser un edificio que provee de áreas académicas, es un espacio que promueve la difusión del arte y la cultura.

El Parque Tecnológico resuelve no sólo las necesidades de espacios de trabajo, si no que también busca cubrir la necesidad del hombre por encontrar un sentido a su vida a través del arte. El complejo alberga dos obras de arte contemporáneo mexicano, grandes en tamaño y calidad.

En la plaza  que se abre al público se alza una colosal escultura, obra del maestro Gilberto Aceves Navarro, quién la titula “Sentido del tiempo”. En su discurso inagural, la Arq. Margarita Magdaleno, profesora del Campus,  compartió su interpretación de dicha escultura: “Un tiempo que siempre llega, que siempre se cumple, y que cada vez esperamos que sea mejor”.

Posiblemente sea una interpretación muy romántica, pero personalmente creo que la escultura representa el sentido del tiempo compartido, aunque suene como a promoción de resort. Es una escultura que se comparte con el resto de la ciudad, visible a los ojos de quien transite por la calle, inclusive ajeno al Campus o a la ciudad. Surge inevitable y enorme, orgullosa de pasar el tiempo siendo compartida, contemplada y admirada.

Al accesar al edificio, el visitante es recibido por una explosión de color. El cubo pitagórico del escultor Miguel Peraza seduce los sentidos de quien la observa. En las palabras de Margarita: “Esta escultura, como en otros tiempos de México, nos abraza como un gran mural que se expresa con un nuevo lenguaje estético”. Esta escultura, más íntima que la otra, envuelve al espectador; lo hace recordar su México, tan colorido, diverso, y único.

La vida de México se ve reflejada con gran tacto por ambas obras, tan distintas y parecidas a la vez.

Margarita concluyó su discurso con unas sabias palabras, que quisiera retomar y poner a su consideración: “[…] el avance de una civilización se mide por la calidad del arte que lo representa”.

La promoción del arte en instituciones educativas resulta entonces no sólo un privilegio, sino una obligación en beneficio del avance de la humanidad.

¡Qué maravillosa obligación!

Beatriz Lluhí

Discurso Inagural de la Profesora Margarita Magdaleno Rojas.

Parque Tecnológico ITESM CQ. Santiago de Qro. 14 de abril 2010

Preocupación permanente del Tecnológico de Monterrey es habilitar a sus estudiantes para enfrentarse a la vida, no solamente con una preparación de probados niveles de calidad basados en la enseñanza de las diferentes áreas que lo componen, así como la habilitación permanente en el manejo de todas las herramientas tecnológicas más actuales y el carácter emprendedor que a diario se estimula.

Y desde hace algunos años el interés por el arte en nuestras escuelas se ha puesto de manifiesto a través de una actividad que busca el comportamiento que sólo la sensibilidad y la belleza puede aportar para dar equilibrio a la vocación de plenitud del ser humano.

EL coleccionismo que se realiza en nuestra institución tiene como finalidad educar a nuestra comunidad y preservar elementos culturales que en tiempos tan convulsionados, hablan sin duda, de intelectos vivaces, bonhomía en las personas y profundas raíces de identidad.

La puesta en marcha de este Parque Tecnológico en el que nos encontramos, nos enorgullece profundamente a toda la comunidad de Campus Querétaro porque se vuelven tangibles, los objetivos de crecimiento y servicio, que hace algunos meses, todavía parecían lejanos. Hoy estamos parados en un edificio de gran calidad arquitectónica, cuyo proyecto no solamente ha contemplado la solución de un ambicioso programa de necesidades, sino que a partir de ahora es óptimo recinto de dos grandes obras de arte contemporáneo, que s complementan con el espacio de la arquitectura y de la ciudad, a la que se abre una plaza integradora de la vida urbana enriquecida con la generosidad de la escultura del Maestro Gilberto Aceves Navarro que en su título nos habla del “Sentido del Tiempo”. Un tiempo que siempre llega, que siempre se cumple y que cada vez, esperamos que sea mejor. Esos elementos con herrumbre y solidez, son la invitación abierta a subirnos en la luz de la balanza entre la fuerza que es capaz de generar una institución tan sólida como esta y la energía de una entidad vital como Querétaro.

L a bienvenida al visitante, en este espacio, provoca emociones a los ojos que quieran ver y los sentidos dispuestos a dejarse seducir por la armonía y estabilidad que no temen expandirse por el suelo, los muros, y su techo, amigados con el cubo pitagórico. Aquí, a nuestros pies, se encuentra el ojo del huracán que el escultor Miguel Pedraza identificó en el elemento arquitectónico para el cual diseñó una obra de arte única, hecha a la medida de la dinámica y el movimiento del espacio interior y su resultante externa, nos permite la experiencia de vivir la luz “Al interior del espejo”, como su título. No paralelo y tampoco visto desde fuera. Aquí todo sucede dentro. Esta escultura, como en otros tiempos de México, nos abraza como un gran mural que se expresa con un nuevo lenguaje estético.

Y cuando el arte tiene sentido, como es el caso, no es extraño que este campus de pie a la posibilidad de una colección que también aumentara con el mural compuesto por 12 paneles, ubicados en la parte alta del Salón de Congresos, donde complementan un espacio al que antes no miraríamos hacia arriba.

Lo importante es que, quienes vivismo buena parte de nuestros días, asumiremos que el arte es un privilegio intrínseco en la vida. Para quienes vienen de fuera, habrá otro motivo, por demás, memorable para volver una y otra vez.

No olvidemos que el grado de avance de una civilización, se mide por la calidad de arte que lo representa.

Muchas gracias.

Margarita Magdalena Rojas.

20/04/2010
Para conocer las carreras (ingenierías y licenciaturas) del Tec de Monterrey Campus Querétaro visita nuestro sitio http://venaltec.queretaro.itesm.mx