Desde el inicio de su existencia el ser humano ha sido un ser social. Siempre ha buscado la forma de transmitir a sus semejantes sus necesidades, deseos, preocupaciones, pensamientos y sentimientos. Ha tratado de comprobar su existencia y de ser reconocido por los demás seres que lo rodean, como alguien que también vive. Diferenciarse de todo aquello sin vida ha sido su deseo.

¿Cómo sabemos que existimos? Por qué alguien reconoce nuestra existencia. Queremos que nuestras necesidades sean resueltas, nuestros pensamientos escuchados y nuestros sentimientos comprendidos. Queremos formar parte del resto de la humanidad. Deseamos comprender el mundo exterior y transmitir nuestro mundo interior. No podemos vivir solos, nos perderíamos a nosotros mismos y dudaríamos de nuestra existencia. Queremos ser vistos, escuchados, tocados, queremos escuchar, ver, y oír.

Gracias a esta necesidad de dar a conocer nuestra existencia a los demás, surgieron un sin número de lenguajes, tan variados como la raza humana misma. Para expresarnos hemos dibujado, gruñido, hablado, escrito, bailado, cantado, actuado, pintado, esculpido, compuesto y tocado música, construido y muchísimo más. En cada región de nuestro planeta encontramos distintos medios de expresión, aunque al final todos buscan lo mismo.Tristemente con el tiempo hemos olvidado estas capacidades. Retomarlas es un gran reto. Ser parte de talleres que te guíen a expresar mejor tus pensamientos y sentimientos es ya una necesidad. Ser capaces de escribir lo que nos consterna, de pintar lo que amamos, de compartir nuestra alegría bailando, de hacer a los espectadores revivir una historia, de reflejar nuestro ser en una obra, es parte de lo que nos hace humanos, de lo que nos hace sentirnos vivos.

No tenemos que ser grandes artesanos, ni excepcionales pintores para disfrutar compartir. Recordémonos a la edad de cuatro o cinco años ansiosos de mostrar a nuestros padres el dibujo que hicimos en la escuela, donde plasmamos, con las pocas crayolas que nuestros compañeros dejaron sobre la mesa, lo que sentimos hacia ellos, la alegría de tener una familia y cómo nos veíamos dentro de ella. Y tenemos que aceptarlo, no éramos Picasso. O ¿que tal nuestras maravillosas obras de plastilina? desde los monstruos que atormentaban nuestros sueños hasta nuestros amigos más queridos tomaban forma en esa masa, antes amorfa y sin sentido.

Actuar, pintar, bailar, escribir, tocar y cantar es sólo la continuación del desarrollo artístico que inició desde nuestra infancia. Crece como ser humano en los talleres de Formación Cultural, involúcrate con el mundo que te rodea, escucha a los demás y déjate escuchar. El arte es para todos. Tu voz puede ser la de muchos otros. Atrévete a intentarlo. Expresarte ha sido parte de ti desde siempre.

Conoce la oferta académica de una de las mejores universidades de Querétaro y de México en venaltecqueretaro.com

16/01/2010
Para conocer las carreras (ingenierías y licenciaturas) del Tec de Monterrey Campus Querétaro visita nuestro sitio http://venaltec.queretaro.itesm.mx

Comentarios

comentarios