Mario Armando Vázquez Soriano

Profesor del Departamento de Relaciones Internacionales

Hay un día singular en mi vida, uno muy especial.

Ese día me encontraba dando una clase de Historia de América Latina y el Caribe, con estudiantes que cursan la carrera de Relaciones Internacionales. Si no mal recuerdo, estábamos discutiendo sobre las posibilidades reales de que los países latinoamericanos se pudieran o no integrar como un bloque regional, tal como se cree que fue el sueño de Simón Bolívar.

Entonces, me percaté de algo estupendo: el tema que estaba en discusión era debatido por estudiantes de varios países de América Latina que estaban presentes en el salón.

Había estudiantes de Ecuador, Paraguay, Colombia, República Dominicana y, por supuesto, México. Pero también había algunos estudiantes de Inglaterra, Estados Unidos y Martinica.

Esta diversidad cultural a que los internacionalistas tienen acceso a lo largo de su formación profesional (¡y no se diga después, durante su ejercicio profesional!), es una excelente oportunidad para conocer otras culturas, nuevas formas de ver y entender el mundo.

En ese instante y a lo largo de mi labor como profesor de LRI, valoro sumamente esta ventaja.

Es cierto que en el Tecnológico de Monterrey, y particularmente en el Campus Querétaro, tenemos la fortuna de contar con estudiantes que vienen de intercambio desde diversos países, de los cinco continentes.

Sin embargo, en la carrera de LRI esto es algo tan cotidiano que muchas veces pasa desapercibido.

Fue durante esa clase que me di cuenta de esto que puede pasarse por alto, al ser algo cotidiano para un LRI.

Pero tener la oportunidad de escuchar de viva voz lo que un dominicano, una ecuatoriana o una paraguaya opinan sobre el mundo y de cómo se ve América Latina desde su perspectiva, son cosas que no siempre se leen en los libros o se ve en la televisión.

Por esta razón añoré que al momento de elegir con cuál carrera profesional me enfrentaría al mundo, no existió la posibilidad de haber estudiado una carrera como ésta, que te brinda las ventajas con las que un Licenciado en Relaciones Internacionales puede contar diariamente.

Puedo conformarme con ser profesor de esta materia, pues esto me permite tener la oportunidad de intercambiar puntos de vista, aprendizajes, sueños, inquietudes y vivencias con nuestros estudiantes de la licenciatura que son de México o de muchos otros países del mundo.

Esto es algo que personalmente valoro mucho, ya que nos enriquecen a todos los que podemos contar con este privilegio y así engrandecernos como personas y fortalecernos como profesionistas, ya sea en el papel de estudiante o como profesor.

Simplemente, es un gran privilegio poder ser profesor de la carrera de relaciones internacionales. Y no todos tienen esta fortuna. Por eso, yo soy muy afortunado.

Te invitamos a conocer la oferta académica del Tecnlógico de Monterrey Campus Querétaro, una de las mejores universidades de Querétaro y del país de acuerdo al Ranking de universidades de México.

19/10/2009
Para conocer las carreras (ingenierías y licenciaturas) del Tec de Monterrey Campus Querétaro visita nuestro sitio http://venaltec.queretaro.itesm.mx

Comentarios

comentarios