**Claudia Leal García y Horacio Cardiel Pérez

Probablemente sea el “sueño Americano” lo que nos ha llevado a querer siempre comparar a nuestro país con los Estados Unidos de Norteamérica. Sabemos que un alto porcentaje de nuestras exportaciones e importaciones están dirigidas o provienen de nuestro vecino del norte. Siempre que nos encontramos en medio de una crisis, nos viene a la mente la idea de la importancia que tendría una diversificación de nuestros mercados destino. Especialmente hoy que es nuestro principal socio comercial el detonador de la crisis mundial y evidentemente uno de los más golpeados en sus resultados económicos, lo que nos ha llevado a vivir también las consecuencias negativas de esa crisis importada.

Pocas veces nos hemos puesto a pensar en la gran cantidad de socios y al mismo tiempo competidores que se encuentran al sur de nuestra frontera. Es común escuchar a mexicanos que creen que México es el líder y ejemplo a seguir por el resto de las economías emergentes latinoamericanas y la verdad es que en general hasta nos la hemos creído. Revisando en días pasados el Reporte de Competitividad Global 2008 – 2009 que publica el Foro Económico Mundial que ordena a los países por su grado de competitividad, encontramos a México en el lugar 60 después de que en el reporte del año previo nos encontrábamos en el lugar 52. Hemos perdido 8 posiciones. No está por demás tener en mente que según este indicador las cinco economías más competitivas son en este orden: Estados Unidos, Suiza, Dinamarca, Suecia y Singapur. Es de llamar la atención que el primer país Latinoamericano que aparece en la lista de los 134 países clasificados es Chile que ocupa la posición número 28. Trece posiciones después se encuentra la economía puertoriqueña en la posición 41, Panamá en la posición 58 y Costa Rica en la 59 justamente un lugar antes que la economía mexicana. Otros ejemplos de interés son la economía brasileña que ocupa la posición 64 y Colombia la 74.

El mismo reporte define tres etapas de desarrollo de acuerdo al Producto Interno Bruto por persona en dólares americanos y dos etapas de transición. En la etapa 1 se encuentran aquellos países cuyo desarrollo está determinado por su dotación de recursos naturales y su mano de obra no calificada lo que los conduce  a ser economías de muy bajos salarios como consecuencia de su baja productividad y de la poca diferenciación en sus productos.  La etapa 2 incluye a los países que cuentan con más altos niveles de educación, entrenamiento de su fuerza laboral, mercados eficientes, mercados laborales flexibles, mercados financieros más sofisticados, acceso a grandes mercados tanto nacionales como extranjeros y la capacidad de aprovechar los beneficios de las tecnologías existentes. Finalmente, los países se mueven a la etapa 3 cuando las empresas han logrado un grado de innovación tal que son capaces de ofrecer bienes y servicios altamente diferenciados usando procesos de producción sofisticados en sus negocios. Según este indicador, México se encuentra en la etapa 2 junto con países latinoamericanos como Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Panamá, Perú y Uruguay. El único país latinoamericano que se encuentra en la etapa de transición de la segunda a la tercera etapa es nuevamente Chile compartiendo posición con países como Estonia, Qatar y Taiwán entre otros. No es una sorpresa que en la etapa más avanzada se encuentren las cinco economías mejor clasificadas de las que hablamos anteriormente.

La pregunta en el aire es ¿qué ha hecho la economía chilena en los últimos años que le permite avanzar y tener el liderazgo latinoamericano en el concierto de estas economías? Indudablemente ha logrado una estabilidad macroeconomica lo mismo que México. Simultáneamente, ha abierto sus mercados lo mismo que nuestro país, sin embargo la diferencia es que Chile lo ha hecho a tiempo apoyado por un marco regulatorio predecible y transparente con infraestructura bien desarrollada, instituciones eficientes, mercados financieros sofisticados y es de llamar  la atención que tenga un sistema de pensiones que representa alrededor del 60 % de su PIB lo que constituye una fuente de financiamiento importante para sus negocios. En México, por el contrario, seguimos con mercados laborales inflexibles (ocupamos el lugar 99 de 134 en este rubro) lo que representa altos costos para las empresas, un sistema de educación superior y de entrenamiento de los trabajadores incapaz de desarrollar las habilidades requeridas por las empresas para transitar hacia la siguiente etapa de desarrollo. En cuanto a seguridad, ocupamos el nada honroso lugar 123 de 134 países con lo que podemos afirmar que el clima de los negocios es actualmente muy complicado. Finalmente, en cuanto a mercados se refiere, tenemos dos vertientes. Por un lado, la sobreregulación interna nos conduce a mercados ineficientes en la medida en que se reduce la competencia. Dos ejemplos de sectores faltos de competencia son indudablemente el de las telecomunicaciones y el de los energéticos y deberemos esperar más tiempo para contar como los chilenos con un marco regulatorio predecible y transparente. Por el otro lado, aunque presumimos de un gran número de tratados comerciales lo cual se traduce en la posibilidad de tener acceso a grandes mercados, seguimos sin aprovecharlos. Según datos del año 2007 del International Trade Centre, Chile, que también es una de las economías con más  tratados comerciales tiene como destino principal del 15.2% de sus exportaciones a China, seguido por Estados Unidos con el 14.5%, a Japón le envía el 12.1% de sus exportaciones totales, a Corea el 6.2% y a Italia el 5.3%. Por su parte México exporta a Estados Unidos el 82.2% de sus exportaciones totales, seguido por Canadá, a quien le vende el 2.4 %, Alemania y España representan entre ambos países el 3% básicamente. Dicho de otra forma, Chile concentra el 82.3% de sus exportaciones en 13 países mientras que México envía el 82.2% de sus exportaciones sólo a los Estados Unidos. Al ejemplo Chileno estimado lector, se le llama diversificación y aprovechamiento de oportunidades. Hoy nos preguntamos ¿dónde ha quedado la iniciativa y el ingenio del que tanto presumimos los mexicanos?

**Claudia Leal y Horacio Cardiel son profesores del Departamento de Mercadotecnia y Negocios Internacionales del Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro.

Conoce la oferta académica de una de las mejores universidades de Querétaro y de México en venaltecqueretaro.com

30/09/2009
Para conocer las carreras (ingenierías y licenciaturas) del Tec de Monterrey Campus Querétaro visita nuestro sitio http://venaltec.queretaro.itesm.mx

Comentarios

comentarios