Siempre que alguna persona se entera que soy maestra en el Tec de Monterrey, lo primero que me pregunta es “¿Qué enseñas?” Mi respuesta es sencilla: “doy clases de economía y de negocios internacionales”.

Pero cuando el tiempo me lo permite me gusta aclarar que en el proceso de enseñanza-aprendizaje, he sido yo quien más ha aprendido. Los muchachos de LIN me han enseñado a través de los años que mi trabajo es importante.

Tengo la fortuna de conocerlos desde el principio, de compartir con ellos ese proceso de cambio que se vive en nuestra institución durante un poco más de 4 años, en el que se transforman de muchachos tímidos  y temerosos a colegas con criterio formado por la información, el conocimiento y los valores de respeto y tolerancia.

En alguna ocasión, les pedí a mis alumnos que me ayudaran a describir la intolerancia y sus efectos, y recuerdo que alguno me dijo: “la intolerancia nos resta la oportunidad de aprender de otros y de descubrir nuevos senderos quizás hasta menos espinosos de los que hoy recorremos”.

Me llamó mucho la atención cómo sus compañeros inmediatamente estuvieron de acuerdo.

Durante ese proceso van cambiando la apatía, ese lastre que nos aleja de la posibilidad de cambiar, de ayudar y de servir, por el interés y la curiosidad de conocer gente nueva y descubrir otras alternativas de vida.

Cuando regresan de sus viajes de verano o de intercambio en el extranjero, siempre es un placer escuchar sus aventuras y peripecias que pasaron para convivir con gente de otras culturas y sobrevivir en un ambiente tan diferente.

Admiro la capacidad de los muchachos para sobrevivir en circunstancias distintas a las que están acostumbrados.

Y lo que aún es más notorio para nosotros los profesores, es esa posibilidad de empezar a hacer presentaciones públicas y debatir utilizando no sólo el español.

Me llena de alegría ver que pueden conducir un debate en inglés sin titubear porque aprecio que lo que más aprenden cuando están con sus compañeros en el aula o en el extranjero es a perder el miedo a exponer sus opiniones y sus ideas.

Puerdo decir que me siento importante cuando veo en mis alumnos al grupo de futuros líderes de opinión de su comunidad, sin miedo a nada más que al quedarse paralizados ante el temor del cambio y la falta de adaptación.

Me hacen sentir profundamente orgullosa de haber participado en su proceso de formación académica.

Conoce la oferta académica de una de las mejores universidades de Querétaro y de México en venaltec.queretaro.itesm.mx

23/09/2009
Para conocer las carreras (ingenierías y licenciaturas) del Tec de Monterrey Campus Querétaro visita nuestro sitio http://venaltec.queretaro.itesm.mx

Comentarios

comentarios