22:35 horas, antro nocturno, música ligera, ambiente animado. Un grupo de personas jóvenes están discutiendo cuál de las carreras universitarias en la actualidad es la más importante.

Obviamente retumbó la respuesta clásica… Medicina; el amigo con porte científico argumentó… Biotecnología; otro ingeniero alegó… Sistemas Computacionales; yo defendí… Ciencias de la Comunicación.

Aunque suene trillado, pero la comunicación es la base. Se dice que está en todos lados, pero para mí ése es el reto y la oportunidad. A pesar de que puede estar en todos lados, la naturaleza del ser humano es capaz de debilitarla, ocultarla, manipularla o simplemente no utilizarla correctamente reduciendo ampliamente su presencia.

El “mensaje” es la materia prima de la comunicación. Si el “mensaje” es defectuoso o de mala calidad por ende la comunicación será ineficaz. Aquí es donde veo una oportunidad inmensa para ser creadores y constructores de mensajes en todos los sentidos y niveles. Mensajes bien estructurados y diseñados capaces de acercar, unir y enlazar en sintonía emisor con receptor y por consiguiente cumplir con funciones básicas de comunicación tales como educar, informar y entretener.

Por otro lado, el estudio de las Ciencias de la Comunicación nos hace comprender de mejor manera las relaciones humanas y su comportamiento, desde la interacción entre dos personas hasta una dimensión comunitaria y/o masiva.

Al estudiar y entender éstas relaciones humanas y su comportamiento seremos capaces de interpretar la nula o frágil comunicación que puede haber por ejemplo, entre un paciente y su doctor. Un buen doctor debe conocer los principios básicos de la comunicación para comprender así la relación con su paciente y su comportamiento. Y si además junto con la ciencia y la tecnología agregamos los “medios de comunicación” adecuados, los resultados pueden ser inimaginables. Aquí es donde somos muy útiles y necesarios.

Sin duda, una comunicación deficiente en cualquier rama de la medicina, las ingenierías y licenciaturas harían de este mundo un lugar más desequilibrado, desigual y lejano.

La comunicación eficiente y eficaz une personas, pacientes, familias, trabajadores, comunidades, pueblos, naciones. Es empática, constructiva, simple, atrayente, congruente, activa. Logra objetivos y genera resultados.

Crea valores.

Esta es la razón por la que estudié la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación. Admiro y estoy orgulloso de la importancia y responsabilidad de esta carrera.

Como dato curioso, constantemente sueño que la vuelvo a estudiar y que regreso a las aulas a repasar y mejorar mis conocimientos. Es una carrera que me sorprende día con día cómo evoluciona y que nunca dejará de seducirme por lo mucho que me ha dado y sé que me ofrecerá.

Manuel Hernández, LCC

Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro una de las universidades más importantes de Querétaro.

29/09/2009
Para conocer las carreras (ingenierías y licenciaturas) del Tec de Monterrey Campus Querétaro visita nuestro sitio http://venaltec.queretaro.itesm.mx